Alcaldías CDMX

Les cuadran denuncia a madre e hija en MP de AO para encarcelarlas

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de octubre, (CDMX MAGACÍN).–Un conflicto familiar escaló a niveles de violencia y presunta corrupción por parte de un Ministerio Público que terminó con el encarcelamiento de la ciudadana Danielle Alexandre Urquiza García y su mamá, Maribel Rocío García Pantoja (adulto mayor) por presuntamente “agredir a tres hombres”, uno de ellos Cinta Negra en Karate en la alcaldía de Álvaro Obregón.

De acuerdo con la denunciante, quien proporcionó documentos y videos del calvario que han vivido en su hogar por parte de sus familiares Erick Bernardo Cedillo García y José Israel Cedillo García, quienes afirman tener influencias, las agredieron físicamente y no conforme con ello, las acusaron ante el MP por violencia familiar, quienes a la fecha están detenidas en el Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla.

La denunciante señaló que varias ocasiones acudieron al MP de la alcaldía Álvaro Obregón para interponer denuncias por las agresiones y maltratos de sus familiares, así como de los constantes allanamientos a su vivienda por parte de sus familiares, en donde de acuerdo a los oficios 600.4.3/TLP/SDJ/4741/2022 dirigido a la directora general de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Seguridad Pública, María Jacqueline Flores Becerra, se solicitó un “Código de Atención Ciudadana” en favor de las dos mujeres afectadas. Sin embargo, la respuesta siempre fue la misma: “con una denuncia es suficiente”.

Al acudir a una audiencia con la juez Nelly Ivonne Cortés Silva, Jueza de Control del Sistema Procesal Penal Acusatorio del TSJCDMX, fue la encargada del caso, la afectadas señalaron que la jueza fue imparcial y sin tomar en cuenta sus pruebas, les dictó medidas cautelares restrictivas de no acercarse, no mirarlos ni dirigirles la palabra a sus familiares.

Dicha situación, la aprovechó uno de los agresores, Erick Bernardo Cedillo García, quien el 27 de septiembre –un día después de la audiencia en la que se les fijó las medidas cautelares-, hiciera una llamada al 911, con “un Código Águila”, en el que presuntamente estaba siendo agredido, dando gritos.

Dicha situación fue grabada por las afectadas, quienes le mostraron a la jueza Cortés Silva que en ningún momento se le agredió, sin embargo, la impartidora de justicia les negó la prueba y procedió a ordenar su detención por “haber violado las medidas cautelares y haber agredido a su familia” y fueron enviadas al Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla.

Ante este cúmulo de irregularidades, la afectada pidió ayuda a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum para que intervenga, toda vez que la jueza exigió que las mujeres “buscaran otro lugar para vivir” y comprobarán que estaban rentando en otro lugar, con lo que de un plumazo privó de su hogar a tres mujeres, que ahora viven en una amenaza constante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *